Blog del Torturo


Si desean ver una lista completa de post lo pueden hacer en: esta lista.

Extracción de Arena en Cozumel!

22-04-2009 Por: Torturo

Extracción de Arena en Cozumel!

dejo este escrito pues me es muy interesante… que opinan ustedes?? yo digo que muy mal porque nos quieren quitar TANTA arena ??? un dato… la cantidad que quieren quitar de arena en cozumel es mas o menos la distancia en volquetes de cozumel HASTA Canada! ustedes dirán si es un abuso o no, a continuación dejo el documento que me han pasado:

El peor enemigo de un cozumeleño es otro cozumeleño

Por Ernesto Arévalo Galindo

Las acciones. Los hechos. Las Consecuencias. Son ejemplos de la severa crisis social que afecta la identidad de Cozumel, otrora municipio sólido en sus raíces, costumbres y tradiciones. Los problemas son varios y complejos, llegando a depreciar su vocación turística. El ámbito político huele a podredumbre, porque no hay vocación de servicio, solamente la intención de ostentar poder y dinero; sin omitir, el protagonismo en medios de comunicación.

A finales de 1992 y principios de 1993, la Isla de Cozumel disponía de todos los factores para llegar a consolidarse como uno de los destinos turísticos exclusivos no nada más de México, sino también de América Latina. Las bellezas naturales, la hotelería, los servicios de primera calidad, el clima de seguridad y la hospitalidad eran las mejores cartas de presentación de esta ciudad del Caribe mexicano, para competir contra los polos vacacionales de mayor exclusividad del orbe.

Sin embargo, nunca hubo la unificación de criterios sobre el futuro inmediato y a largo plazo. Al contrario, políticos y empresarios transformaron los proyectos de crecimiento en designios de acaparamiento para ostentar el poder político y enriquecerse a costa de todo. Quizá ya es demasiado tarde para volver a pensar en un Cozumel como destino por excelencia, porque Cancún y la Riviera Maya son las estrellas más resplandecientes de Quintana Roo para el mundo, en materia de turismo.

Las bellezas naturales de Cozumel han sido devastadas paulatinamente a nombre de las inversiones y del crecimiento. Cada vez son menos las zonas de playas vírgenes, como consecuencia a la construcción de edificios (léase hoteles, condominios y terminales portuarias), los cuales ya no permiten apreciar la magnitud del mar. Todo lo que vemos los ciudadanos cuando transitamos por el malecón son paredes de concreto, mismas que podrían llegar a derrumbarse debido a la furia de la naturaleza, porque cada día impacta con mayor brutalidad en diferentes partes del planeta Tierra.

También, el equilibrio ecológico está seriamente amenazado porque a principios de mayo próximo, serán extraídos siete millones de metros cúbicos de arena de la zona norte de Cozumel, para cumplir con el Programa de Recuperación de Playas de Quintana Roo, mismo que específicamente beneficiará a Cancún y a la Riviera Maya. Los responsables directos de la disposición federal son la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) y la Secretaría de Turismo (SECTUR).

En tanto, la sociedad – fiel a sus raíces, costumbres y tradiciones – estará celebrando sus tradicionales fiestas de la Santa Cruz de Sabán en el poblado de El Cedral, para conmemorar el 162 aniversario del repoblamiento de Cozumel, producto de la Guerra de Castas.

El 31 de marzo pasado, la secretaria estatal de Turismo, Sara Latife Ruiz Chávez, convocó a un encuentro de trabajo a los representantes de los diferentes sectores de la sociedad no nada más para dar a conocer el Proyecto de Recuperación de Playas de Quintana Roo, sino también para afirmar categóricamente que dicho plan será desarrollado con o sin el consentimiento de los ciudadanos.

El salón didáctico I del Museo de la Isla, fue la sede de una reunión que se caracterizó por las desavenencias de los asistentes ante el anuncio de la extracción de arena; así como, por la actitud prepotente de la propia funcionaria estatal, cuyo lenguaje nos hizo recordar a varios periodistas al PRI autoritario. El Revolucionario Institucional no ha cambiado, lo único diferente son las nuevas caras.

Dentro de un año, Quintana Roo empezará a vivir la efervescencia política y electoral por la gubernatura del Estado y la presidencia municipal de Cozumel, entre otros puestos de elección popular. Sara Latife Ruiz quiere ocupar la “silla” estatal o, mínimo el “asiento” local. ¿Se la imagina, estimado lector, tocándole a su puerta para solicitarle el voto, pero diciéndole que con o sin su sufragio libre y secreto, ella será la próxima gobernadora quintanarroense o la primera mujer en ser alcalde de su tierra natal?

El martes 7 pasado, la presidenta de la organización ambientalista Cielo, Tierra y Mar (Citymar), Guadalupe Álvarez Chulim, encabezó una manifestación que comprendió del Monumento a la Bandera al Palacio Municipal, con el objetivo de solicitar la intervención del gobierno del Estado y del ayuntamiento de Cozumel para respetar y proteger el medio ambiente y sus recursos naturales. Entre las asistentes, destacó la velerista mexicana Demita Vega De Lille, quien asistió a los Juegos Olímpicos de Beijing 2008.

Sin embargo, el presidente municipal Juan Carlos González Hernández reconoció, al día siguiente, que en una conversación telefónica con el secretario de Turismo, Rodolfo Elizondo Torres, este último le confirmó que Cozumel es el único lugar en donde se podrá extraer arena para la recuperación de playas de Cancún y la Riviera Maya.

Sara Latife Ruiz y Juan Carlos González son claros ejemplos de políticos preocupados por sus intereses personales y de grupos, amparados por el sistema político quintanarroense. La primera aceptó, de manera irresponsable, la “invitación” del gobernador Félix González Canto para ser la nueva titular de la Secretaría Estatal de Turismo, siendo diputada federal; mientras, que el segundo se negó a ocupar la vacante dejada en la Cámara de Diputados, tomando en cuenta su registro ante la autoridad electoral, como candidato suplente.

Cozumel se quedó sin defensor en una de las máximas tribunas del Poder Legislativo de la nación para velar por sus intereses, gracias a esta nueva “generación” de “políticos”, misma que aspira a seguir sentada en las principales “sillas” del poder y del dinero, basando la mayor parte de sus argumentos en el ejercicio de la corrupción e impunidad.

Irónicamente, tampoco en Quintana Roo hay un verdadero defensor de los intereses de Cozumel, porque el diputado local Aurelio Joaquín González (presidente de la Comisión de Turismo, Monumentos y Zonas Arqueológicas del Congreso del Estado) no ha levantado la voz para exigir mínimo un estudio de impacto ambiental, tomando en cuenta que le gusta emitir a diestra y siniestra comunicados de prensa sobre su “trabajo” legislativo. No es un secreto a voces que ya está en campaña, porque quiere llegar a ser el próximo presidente municipal de Cozumel.

Por tal motivo, Aurelio Joaquín no aborda – al menos de frente – temas muy delicados, porque podría significarle una cuota política que no está dispuesto a pagar, pues no hay que olvidar que también es el presidente del PRI en Cozumel. Algo parecido a ser juez y parte, porque si representó a su institución partidista en el pasado proceso electoral y ganó, como legislador local debe responder a toda una sociedad. No al sistema político quintanarroense que también lo tiene abrigado, por así convenir a sus intereses.

Pobre Cozumel. Son innumerables sus problemas. La hotelería está colapsada al grado de ver hoteles en la zona centro en venta; algunos abandonados. La prestación de servicios ya no es de la calidad de antaño, debido a la llegada de personas provenientes de otras regiones de la geografía nacional con una vocación turística equivocada. No les preocupa engañar o defraudar al turismo; no les preocupa ofrecer una pésima imagen, no les preocupa el futuro inmediato de Cozumel, porque no es su tierra natal.

El clima de seguridad pende de un hilo. Si bien, los índices delictivos no son muy altos como en otras regiones de la República, tampoco los visitantes pueden confiarse de que transitan en el paraíso terrenal. La hospitalidad es quizá lo único vigente. La sonrisa de un cozumeleño al darle la bienvenida a un turista; la sonrisa de un cozumeleño al ofrecer o prestar un servicio, la sonrisa de un cozumeleño lleno de fe y esperanza de que algún día Cozumel, volverá a resurgir.

Por lo pronto, la Isla de Cozumel está degradada. Si la naturaleza la dotó de bellezas; el destino la traicionó con cozumeleños. Cozumel, Quintana Roo.

arevalo61@yahoo.com.mx


Dejar Comentario

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

captcha

Please enter the CAPTCHA text